UNA PLAGA DE TERMITAS ATACA A MÁS DE 60 VIVIENDAS EN UN PUEBLO DE MÁLAGA

 
 
Benidorm, a 9 de febrero de 2017
 
Villanueva de Tapia, un pueblo de 1.500 habitantes situado en el norte de la provincia de Malaga, esta padeciendo una importante plaga de termitas.
 
La infestación alcanza a unas 60 viviendas de un total de 400 que tiene esta localidad malagueña.
 
El Ayuntamiento ha contratado a una empresa especializada en el control de plagas para erradicar esta plaga.
 
El tratamiento constará de varias fases y tendrá un presupuesto de unos 50.000 euros.
 
La alcaldesa, Encarnación Páez ha pedido colaboración al resto de administraciones públicas para hacer frente a este tratamiento y ha explicado que hace ya cuatro años se realizó un tratamiento "pero no ha funcionado y la plaga se ha extendido".
 
Las termitas tienen importancia económica como plaga en estructuras de madera, obras de arte y productos almacenados.
 
Todo el volumen de una viga contiene celulosa; por tanto, toda la viga puede ser devorada por las termitas al completo. Comienzan a consumirla por las zonas que se encuentran incluidas en la obra, avanzando por toda la pieza; pudiendo presentar un aspecto exterior normal y estar horadada en su interior.
 
Las termitas atraviesan cualquier cosa para llegar hasta la madera, incluso el hormigón si es preciso. Para realizar esta acción, muchas veces aprovechan las juntas del hormigón para atravesar muros supuestamente infranqueables.
 
Viven en colonias que pueden contar hasta con 3 millones de individuos. En cada colonia, la reina o reinas son las únicas que ponen huevos.
 
MICROSERVICES dispone de los métodos de tratamiento adecuados para el control y la erradicación de las termitas.
 
Este tratamiento se aplica en varias fases y se prolonga durante varios años. Primero se colocan cebos con celulosa en los puntos donde se sospecha que puede haber actividad de termitas. Una vez que las termitas comienzan a alimentarse de dicha celulosa, el cebo se cambia por otro similar pero con el biocida incorporado, de modo que las termitas obreras alimentan a la reina y a las ninfas propagando así el veneno en la colonia y llevándola a su colapso. De esta manera, se reduce en un 95 por ciento su actividad, solo en el primer año.