UN BROTE DE NOROVIRUS ASOCIADO A UNA FIESTA DE HALLOWEEN EN UNA PISCINA

 
 
Benidorm, a 5 de noviembre de 2018
 
Se ha publicado una investigacion epidemiolgocia que describe que en octubre de 2016, se produjo un brote de norovirus entre los asistentes a una fiesta temática de Halloween en una piscina pública en el sureste de Inglaterra.
 
Se identificó Norovirus genogrupo II en 11 enfermos.
 
En el estudio epidemiológico, 68 individuos (37 mujeres y 31 hombres), con una media de edad de 11 años (rango: 0-50 años), tuvieron un cuadro de diarrea o vómitos entre 6 – 72 horas después de haber estado en la piscina.
 
Las conductas en la piscina (tragar agua) y el momento de la visita (asistir a la fiesta después de que se apagara el sistema de dosificación automático) se asociaron con un mayor riesgo.
 
Las investigaciones ambientales revelaron que el sistema de dosificación automática se apagó para reducir los niveles de cloro para facilitar el uso de un colorante rojo comercial.
 
Hubo una falta de cumplimiento en el mantenimiento de niveles efectivos de cloro en el agua de la piscina, en el registro de los resultados de las controles y en el registro de las acciones emprendidas.
 
Tras la notificación del brote, se llevó a cabo un tratamiento de hipercloración del agua de la piscina y una limpieza intensa de las zonas comunes.
 
Este brote resalta los riesgos de reducir los niveles de cloro cuando se usan colorantes para el agua de piscinas.
 
La guía técnica para el colorante comercial especificaba que los niveles de cloro en el agua de la piscina debían mantenerse por debajo de 1 ppm y que el color se disiparía rápidamente si el cloro residual estuviera por encima de 1 ppm.
 
Norovirus es la causa más común de enfermedad intestinal infecciosa en el Reino Unido con una estimación de 3 millones de casos al año. Si bien los brotes de norovirus ocurren normalmente en centros sanitarios, hoteles o de colegios, los brotes asociados con piscinas son poco frecuentes.
 
El norovirus se transmite a través del contacto directo con personas infectadas (persona a persona), mediante el consumo de alimentos y agua contaminados o el contacto con un ambiente contaminado.
 
La explicación más probable para este brote es que algún usuario introdujo una gran cantidad de norovirus en el agua de la piscina con sus heces y el nivel reducido de cloro libre (por debajo de 1 ppm) fue insuficiente para desinfectar eficazmente todo el agua de la piscina.
 
Se sabe que un gramo de heces de una persona infectada puede contener aproximadamente 100 mil millones de copias virales.
 
La dosis mínima para la infección por norovirus puede llegar a ser tan baja como de 6 a 10 partículas de virus, por lo que el agua contaminada representa un riesgo muy importante para la salud pública.
 
Fuente: https://www.eurosurveillance.org/content/1560-7917.ES.2018.23.44.1700773?emailalert=true