SE DETECTA LISTERIA EN EL 25 % DE LAS VERDURAS CONGELADAS DE INGLATERRA

 
14 de octubre de 2020
 
Entre diciembre de 2018 y abril de 2019, se recogieron 1.050 muestras de frutas y verduras congeladas en Inglaterra. 
 
Entre todas las muestras, 351 eran de frutas, 673 de verduras y 26 eran una mezcla de ambas.
 
En el estudio, publicado en el International Journal of Food Microbiology, se evaluó la calidad microbiológica con respecto a la Listeria y la E. coli.
 
Se detectó Listeria monocytogenes u otras especies de Listeria en seis muestras (2%) de fruta, en comparación con 167 muestras (24%) de hortalizas y seis muestras (26%) de mezclas de fruta y verdura, aunque ninguna a un nivel de ≥100 ufc/g.
 
Los tipos más comunes de las muestras que contenían una sola fruta eran las moras, los arándanos, las frambuesas y las fresas. Los principales tipos de vegetales congelados simples eran los guisantes, el maíz dulce, las alubias y las zanahorias.
 
El 79% de las muestras que contenían fruta estaban etiquetadas como productos listos para comer, en comparación con sólo 30 de las verduras.
 
Se detectó Listeria monocytogenes en 69 de 673 verduras y en seis de 26 mezclas de frutas y verduras, en comparación con tres de 340 muestras de frutas. 
 
En total, 673 de 1.050 muestras procedían de Europa, y la mayoría de todas las categorías de la UE. Los productos de fuera de la UE procedían de 22 países diferentes. 
 
El 6% de 127 productos de países no pertenecientes a la UE tenían niveles de E. coli superiores a 100 ufc/g, en comparación con el 0,7% de 612 muestras de países de la UE.
 
Se detectó Listeria monocytogenes y otras especies de Listeria en mayor proporción de productos procedentes de países de la UE con 47 de 612 muestras para la primera y 74 para la segunda, en comparación con los países no pertenecientes a la UE con cuatro de 127 muestras para Listeria monocytogenes y cinco para otras especies de Listeria.
 
El estudio plantea que se debe educar a los consumidores sobre los riesgos de los alimentos no listos para el consumo, porque en ocasiones no tienen un etiquetado claro.
 
FUENTE