NUEVO INSECTICIDA PARA MOSQUITOS DERIVADO DEL POLVO DE ROCA VOLCÁNICA

 
 
3 de septiembre de 2020
 
Los insecticidas químicos se han utilizado ampliamente para controlar las poblaciones de mosquitos, pero la resistencia a los plaguicidas se ha generalizado lo que hace sean menos eficaces.
 
Hay una necesidad urgente de insecticidas con otros modos de acción que puedan controlar las poblaciones de mosquitos sin causar resistencias.
 
En la Universidad Estatal de Carolina del Norte, el Dr. R. Michael Roe y sus colegas ensayaron un material derivado de la roca volcánica, la perlita, como posible insecticida no químico contra el Anopheles gambiae, uno de los principales mosquitos que propagan el paludismo en África.
 
En este estudio, la perlita se probó calentando roca volcánica de aluminosilicato, secándola y luego moliéndola hasta convertirla en un polvo fino.
 
La perlita no repele los mosquitos. Esto es importante porque, para ser eficaz, un insecticida no debe repeler los mosquitos antes de tener la oportunidad de actuar.
 
En ensayos de campo, se rociaron con perlita trozos de madera debajo de casas en Nueva Orleans y analizaron los efectos en los mosquitos Aedes aegypti, Aedes albopictus y Culex quinquefasciatus.
 
De los 18 puntos de ensayo, seis recibieron astillas de madera tratadas con perlita, seis fueron tratados con el insecticida cialotrína, y seis lugares fueron tratados sólo con agua.
 
La mortalidad causada por la perlita fue superior al 90 % en todos los ensayos en los diferentes tipos de mosquitos.
 
La perlita es el ingrediente activo del insecticida mecánico hecho de roca volcánica, que puede expandirse (cuando se calienta a 760-980 grados centígrados) y luego procesarse (por secado y molienda) para obtener un fino polvo blanco.
 
La perlita denominada comercialmente Imergard está pendiente de la calificación de la OMS como nuevo ingrediente activo y podría estar en el mercado para finales de 2020 o principios de 2021.
 
Es seguro para los mamíferos y para las abejas. No se altera con el calor, y tiene el potencial de ser usado en un spray residual que duraría mucho tiempo. Al ser mecánico, no químico, se espera que no contribuya a la resistencia a los insecticidas químicos.
 
Fuente: https://academic.oup.com/jme/advancearticle/doi/10.1093/jme/tjaa141/5891398