NUEVE ACUSADOS EN EL JUICIO POR EL BROTE DE LEGIONELLA DE VILA FRANCA. PORTUGAL

 
 
Benidorm, a 24 de marzo de 2017
 
En Julio de 2016, el Ministerio Fiscal ya había informado de que siete personas y dos empresas, se habían declarado como acusadas en el marco de esta investigación. El administrador, el director y el supervisor de producción de Adubos de Portugal (ADP) y cuatro ingenieros químicos empleados de General Electric, empresa contratada para el control e inspección de las torres de refrigeración han sido los encausados por 20 delitos de lesiones por negligencia.  
 
Se ha archivado parcialmente la investigación en cuanto al delito de contaminación, por no mostrarse con pruebas suficientes.
 
La investigación, que el fiscal considera “de excepcional complejidad técnica y científica”, tuvo por objeto el brote de Legionella, ocurrido entre los meses de Octubre y Diciembre de 2014, en la región de Vila Franca de Xira y municipios limítrofes, que produjo un número elevado de personas infectadas por la Enfermedad del Legionario.
 
De acuerdo con los hallazgos, está “suficientemente probado” la relación entre la cepa ST1905 de la bacteria Legionella pneumophila, detectada en las muestras ambientales (agua de la torre de refrigeración nº 8 de la fábrica de abonos) y en las muestras clínicas recogidas en 73 enfermos.
 
Según la investigación judicial el crecimiento y la propagación de la bacteria se produjo debido a las “omisiones conjuntas de los distintos acusados en el cumplimiento de las normas técnicas y de las mejores prácticas disponibles, publicadas y comúnmente aceptadas por las comunidades científica y empresarial”.
 
“De esas omisiones, destacaron las que suponían la falta de limpieza y desinfección de las instalaciones y de los componentes de los circuitos de refrigeración, incluyendo el uso de productos biodispersantes, un control microbiológico eficiente mediante la realización de análisis periódicos y el tratamiento adecuado del agua de los circuitos”, según manifiesta el ministerio fiscal.
 
Los hechos se produjeron después de la parada anual de diez días del circuito de refrigeración de la fábrica de abonos, que se realizó en el período comprendido entre el 10 y el 20 de Octubre de 2014.
 
Según el auto, debido a la falta de los procedimientos que garantizaran la limpieza física de la torre de refrigeración nº 8, se produjo una contaminación que originó el brote de Legionella y que se podría haber evitado si se hubiesen aplicado las medidas de control adecuadas.
 
Se ha constatado también que han existido condiciones favorables, por un lado, a la multiplicación de la bacteria y, por otro, a su propagación a través de aerosolización, por las condiciones atmosféricas existentes en el periodo del brote.
 
En Noviembre de 2014, el municipio de Vila Franca de Xira fue afectado por un brote de ‘legionella’, que afectó principalmente a las ciudades de Buenos Aires, Póvoa de Santa Iria y Fuerte de la Casa, causando 12 muertos e infectando a 375 personas.
 
De todos los casos notificados a la Dirección General de la Salud, sólo se logró establecer el nexo de causalidad en 73 casos, una vez que en el resto fue “imposible la recogida de muestras clínicas” o “no se ha identificado la cepa o la cepa identificada era distinta a la detectada en las muestras ambientales recogidas”.
 
La investigación fue dirigida por el Ministerio Fiscal de Vila Franca de Xira del Departamento de Investigación y Acción Penal de la comarca de Lisboa Norte, en colaboración con la Policía Judicial, además de la contribución de expertos y del apoyo científico y técnico de otras entidades.