LOS MOSQUITOS QUE PROPAGAN ENFERMEDADES AUMENTAN POR LAS ACTIVIDADES HUMANAS

 
 
16 de septiembre de 2020
 
Es más probable que los mosquitos que propagan enfermedades ocupen zonas afectadas por las actividades humanas como el uso de pesticidas o la destrucción del hábitat, que las zonas menos perturbadas por los seres humanos, según un reciente estudio de la Universidad Estatal de Oregón.
 
En un parque nacional de Sudáfrica, los investigadores encontraron una diferencia significativa en la cantidad y especies de mosquitos dentro del parque en comparación con las zonas densamente pobladas fuera del parque.
 
El Parque Nacional Kruger (PNK) es la mayor reserva natural de Sudáfrica y está bordeado de zonas rurales y urbanas.
 
Se ha descubierto que las especies que propagan enfermedades como el paludismo y el virus Zika son más comunes en las zonas afectadas por las actividades humanas que fuera del parque.
 
Para comparar cómo se comportan los mosquitos dentro del Parque Nacional Kruger frente a las zonas densamente pobladas, los investigadores examinaron cinco "presiones" ejercidas por la presencia humana: la abundancia de plaguicidas organofosforados; la eutrofización, que es la sobre-mineralización del agua que provoca el crecimiento generalizado de algas; la densidad de población; la biomasa ungulada, que incluye animales domésticos como el ganado y animales salvajes como el impala y el búfalo y la pérdida de vegetación.
 
Las poblaciones humanas afectan al hábitat de los mosquitos y a las pautas de reproducción en una especie de efecto dominó. Por ejemplo, el uso de plaguicidas se extiende a los estanques y otras pequeñas zonas con agua, matando a los peces y eliminando a los depredadores naturales que, de otro modo, se comerían las larvas de los mosquitos y mantendrían baja la población de insectos.
 
Durante la estación húmeda de Sudáfrica en 2016-17, los investigadores atraparon 3.918 mosquitos hembra de 39 especies diferentes tanto dentro como fuera del parque nacional.
 
La cantidad de mosquitos fue casi tres veces mayor fuera del parque, en áreas con presencia humana, que dentro del parque.
 
Además, había una diferencia significativa en la composición de especies de mosquitos, siendo las especies conocidas por propagar enfermedades (como el dengue, el virus del Nilo Occidental, la chikungunya, la fiebre amarilla y el virus Zika) más comunes fuera del parque que dentro.
 
Fuente: https://www.nature.com/articles/s41598-020-69858-3