LOS LIBROS DE COCINA EN CANADÁ NO PROPORCIONAN INFORMACIÓN CORRECTA SOBRE SEGURIDAD ALIMENTARIA

 
 
Benidorm, a 28 de enero de 2019
 
Un nuevo estudio ha encontrado que las recetas de carne y mariscos en algunos libros de cocina canadienses populares no brindan una información adecuada sobre seguridad alimentaria. 
 
Los autores incluyeron 19 libros de cocina que se centraron en la carne y los mariscos. 
 
El estudio se realizó en el Instituto Canadiense de Investigación para la Seguridad de los Alimentos en el Departamento de Ciencia de los Alimentos de la Universidad de Guelph en Ontario. 
 
Los libros de cocina evaluados se publicaron de 2015 a 2017.
 
En 2017, otro estudio publicado en el British Food Journal encontró también que no hay información de seguridad alimentaria o que la información es incorrecta.
 
En este estudio anterior, los investigadores encontraron que solo 123 recetas, un 8 % de las 1.497 analizadas, mencionaban cocinar con un punto final específico de temperatura en el interior y no todas las temperaturas mencionadas eran lo suficientemente altas para matar las bacterias patógenas. 
 
En general, el estudio dice que los libros de cocina no son una buena fuente de información fiable sobre seguridad alimentaria o prácticas de manipulación segura de los alimentos.
 
Más específicamente, los autores del estudio encontraron que no se recomienda el uso del termómetro y los autores de los libros de cocina les dicen a los lectores que usen el tiempo, el color y la textura para conocer la temperatura de cocción. Sin embargo, esos indicadores no son una prueba fiable de una cocción suficiente. 
 
Las recetas carecían de instrucciones seguras de preparación, servicio y almacenamiento, según el estudio y un 96% de las recetas proporcionaron temperaturas de seguridad incorrectas o ninguna temperatura de seguridad mínima para la cocción.
 
Cocinar adecuadamente carnes y mariscos a una temperatura interna final correcta es fundamental para evitar una toxiinfección alimentaria. 
 
Los autores del estudio afirmaron que no se puede confiar en que los libros de cocina canadienses sean una fuente adecuada de información sobre seguridad alimentaria. 
 
Se deben hacer esfuerzos para educar a los chefs canadienses y los autores de las recetas sobre las prácticas de manipulación segura de alimentos para que puedan promover mensajes de comportamiento positivo que promuevan la inocuidad de los alimentos para los consumidores. 
 
Fuente: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0956713518306303?via%3Dihub