LOS CAMBIOS GENÉTICOS DE LOS MOSQUITOS LES PERMITEN SOBREVIVIR AL EFECTO DE LOS PLAGUICIDAS

 
 
Benidorm, a 10 de enero de 2018
 
Durante décadas, los pesticidas químicos han sido la forma más importante de controlar los insectos como la especie de mosquito Anopheles que propaga la malaria a los humanos.
 
Desafortunadamente, los insectos han luchado, desarrollando escudos genéticos para protegerse a sí mismos y a sus descendientes de ataques futuros.

La variedad de cambios genéticos que confieren resistencia a los pesticidas en los mosquitos Anopheles se revisa en un artículo publicado en Trends in Parasitology.
 
El artículo está escrito por Colince Kamdem, un investigador experto y otros dos científicos del Departamento de Entomología de la Universidad de California en Riverside.
 
Los hallazgos destacan la interacción entre las intervenciones humanas, la evolución natural del mosquito y los resultados de la enfermedad y podrán ayudar a desarrollar nuevas estrategias para superar la resistencia a los pesticidas.

En 2015, hubo aproximadamente 212 millones de casos de malaria y una estimación de 429,000 muertes, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud.
 
Si bien el aumento de las medidas de prevención ha llevado a una reducción del 29 por ciento en las tasas de mortalidad por la malaria a nivel mundial desde 2010, el aumento de mosquitos resistentes a los pesticidas subraya la necesidad de nuevas estrategias en el control de plagas.

Uno de los principales obstáculos para la erradicación de la malaria es la enorme flexibilidad adaptativa de la especie Anopheles.
 
Por lo tanto, una mejor conocimiento de los factores genéticos, conductuales y ecológicos que facilitan la capacidad de desarrollar resistencia es clave para controlar esta enfermedad.

En el África subsahariana, varios factores como el uso generalizado de insecticidas de larga duración, la fumigación de interiores, la exposición a contaminantes químicos, la urbanización y las prácticas agrícolas favorecen a la selección de mosquitos que se convierten en altamente resistentes a varias tipos de insecticida

El artículo demuestra varias formas en que los mosquitos se están adaptando a la exposición a los insecticidas. Las mutaciones más  en el lugar de acción del insecticida son la fuente más  importante de resistencias, destacando el impacto directo de las intervenciones humanas en el genoma del mosquito.
 
Otras mutaciones aumentan la actividad de las enzimas que degradan o secuestran el insecticida antes de que alcance su objetivo en la célula del insecto.
 
En algunos casos, los mosquitos cambian sus comportamientos para evitar el contacto con pesticidas.

Estos cambios están ocurriendo a nivel molecular, fisiológico y conductual y, a veces, varios cambios ocurren al mismo tiempo y con el acceso a la secuenciación del ADN se pueden identificar estos cambios evolutivos a nivel genómico.
 
Fuente: http://www.cell.com/trends/parasitology/fulltext/S1471-4922(17)30268-4