LAS VÍCTIMAS DEL BROTE DE LEGIONELLA EN PORTUGAL SIENTEN RABIA, INCOMPRENSIÓN Y DESCONFIANZA

 
 
Benidorm, a 3 de marzo de 2017
 
En noviembre de 2014, en el municipio de Vila Franca de Xira (Portugal), se declaró un brote de Enfermedad del Legionario, especialmente en los barrios de Vialonga, Póvoa de Santa Iria y Forte de Casa, causando 375 enfermos y doce fallecidos.
 
Más de dos años después, sigue abierto un proceso judicial en el Departamento de Investigação e Ação Penal (DIAP) de la Comarca de Lisboa Norte-Vila Franca de Xira. En julio de 2016, la fiscalía informó que siete personas y dos empresas, entre las que se encuentra Adubos de Portugal (ADP), están encausadas penalmente.
 
La percepción de los afectados por el brote de Legionella y sus consecuencias ha sido el objetivo de un estudio desarrollado por el investigador Joao Guerra, del Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad
 de Lisboa, en el que han participado 40 personas.
 
El Profesor Guerra ha declarado que la rabia, incomprensión y desconfianza son los principales sentimientos que están asolando a las victimas del brote.
 
Se podría decir que existe incomprensión sobre el proceso de gestión y monitorización que falló de algún modo y dejó a las víctimas con un sentimiento de abandono, haciendo crecer el desaliento y la desconfianza en las instituciones.
 
Una de las conclusiones más interesantes de este estudio ha sido el hecho que dos imputados censuraron el comportamiento de la empresa responsable de la propagación del brote, pero en cambio no propusieron su cierre.
 
Quizás por los problemas socio-económicos de Portugal, nadie se inclinó por el cierre de la fábrica de Adubos de Portugal, para evitar que sus trabajadores perdieran el empleo.
 
También se ha puesto de relieve las secuelas físicas, mentales y económicas que el brote de Legionlla ha dejado sobre sus víctimas. Los problemas respiratorios, trastornos intestinales, falta de confianza, cambios de humor y bajas laborales han sido los principales efectos residuales de la enfermedad.
 
Este brote ha sido el tercero con más casos en todo el mundo; se inició el 7 de noviembre de 2014 y fue controlado en dos semanas.
 
Según las investigaciones, se encontró el mismo tipo genético de la bacteria en los enfermos que en una torre de refrigeración de la empresa de abonos de la ciudad.