LA RED INTERNACIONAL DE SEGURIDAD ALIMENTARIA (INFOSAN) PARTICIPÓ EN MAS DE 80 CRISIS ALIMENTARIAS INTERNACIONALES ENTRE 2016 Y 2017

 
 
Benidorm, a 9 de enero de 2019
 
La Red Internacional de Autoridades de Seguridad Alimentaria (INFOSAN) está gestionada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).
 
La Red INFOSAN participó en 84 crisis internacionales de seguridad alimentaria durante 2016 y 2017.
 
Los peligros biológicos fueron los responsables de la mayoría de los brotes especialmente por Salmonella spp. en 21 ocasiones.
 
Hubo 58 incidentes relacionados con un riesgo microbiológico, 12 con un peligro químico, siete relacionados con un peligro no especificado, cuatro relativos a uno físico y tres para alérgenos no declarados (almendra dos veces y huevo una vez).
 
Otros peligros microbiológicos fueron Clostridium spp., Listeria monocytogenes, E. coli, virus de la Hepatitis A, Norovirus, Bacillus spp., Campylobacter, Anisakis, Brucella spp., Cronobacter sakazakii, Cyclospora cayetanensis y Vibrio spp.
 
Los eventos de riesgo químico comprendieron cantidades excesivas de metales pesados, aflatoxina, fipronilo, histamina, metanol, oxifenilbutazona, toxina paralítica de mariscos y fosfato.
 
Los riesgos físicos implican a la presencia de vidrio, plástico, metal y material de embalaje.
 
Según el alimento, los más frecuentemente involucrados fueron pescados y otros mariscos, que representan 20 del total. A continuación, se situaron carnes, productos cárnicos y verduras y vegetales, cada uno con siete incidentes. La leche y los productos lácteos estuvieron implicados en seis crisis.
 
El año pasado, INFOSAN participó en al menos 64 informes de seguridad de los alimentos, como el brote de Salmonella agona vinculado a la fórmula infantil Lactalis producida en Francia y el brote de Listeria a partir de vegetales congelados producidos por Greenyard en Hungría.
 
Más del 80 por ciento de todos los estados miembros de la OMS tienen un punto de contacto de emergencias de INFOSAN, con un aumento del 13 por ciento durante 2016 y 2017, al incorporarse países en África y América.
 
"De acuerdo con el informe, los retrasos en la notificación de eventos de seguridad alimentaria significan que los alimentos inseguros pueden permanecer en el mercado, disponibles para que los compren los consumidores y pueden dar como resultado enfermedades prevenibles transmitidas por alimentos", ha publicado INFOSAN.
 
Fuente: https://www.who.int/foodsafety/publications/INFOSAN_Activity_Report_2016-17_EN.PDF?ua=1