LA PISCINA QUE PRODUJO UNA INFECCIÓN POR LA "AMEBA COMECEREBROS" VUELVE A CERRAR POR ESTAR CONTAMINADA

 
 
Benidorm, a 8 de abril de 2019 
 
La piscina cubierta municipal denominada 'Siglo XXI' de Torrijos (Toledo) ha cerrado sus puertas "hasta nuevo aviso"por una nueva contaminación amebiana.
 
El Ayuntamiento recibió por parte de la Consejería de Sanidad la recomendación de su cierre tras obtenerse en un análisis la aparición de un protozoo en su primera fase de desarrollo en el agua de un vaso pequeño.
 
El cierre afecta a los dos vasos del complejo de piscinas para mayor seguridad, según ha comunicado el Ayuntamiento.
 
En mayo de 2018, se declaró en una niña el primer caso registrado en España de infección de la meningitis amebiana primaria por Naegleria fowleri, conocida como la 'ameba comecerebros'.
 
Esta niña de diez años pudo sobrevivir a esta extraña infección de la que solo 12 personas, de los 400 casos registrados a nivel mundial, han logrado sobreponerse.
 
El pasado mes de octubre la Consejería confirmó que la piscina volvía a ser apta para el baño y desde entonces se han estado realizando periódicamente estrictos controles en el agua.
 
Este tipo de parásitos tienen tres etapas de crecimiento, siendo en la tercera, en su fase adulta, cuando pueden producirse contagio. 
 
El organismo detectado lo ha sido en su primera fase, en la de quiste, sin conocerse aún en qué tipo de ameba podrá transformarse al desarrollarse, teniendo en cuenta que hay treinta tipos de amebas en las que puede derivar ese quiste y solo una de ellas es la peligrosa.  
 
El Ayuntamiento ha invertido alrededor de 100.000 euros para mejorar las condiciones de la instalación, desde la infección de mayo.
 
Naegleria fowleri es una ameba aeróbica de vida libre en aguas dulces,  templadas y estancadas como lagos, lagunas, estanques, piscinas, aguas termales y canales de riego.
 
Es un parásito que al llegar al cerebro a través de los nervios olfativos durante el baño, puede producir una meningoencefalitis amebiana en los seres humanos.
 
Crece mejor a temperaturas altas hasta 45 °C por lo que es menos probable que se encuentre en el agua cuando baja su temperatura. 
 
Una correcta desinfección con bromo o cloro no asegura la eliminación de esta ameba, cuya presencia se relaciona más con anomalías en el sistema de filtración del agua de la piscina.
 
Fuente: https://www.torrijos.es/destacados/view/id/3965