LA INFECCIÓN POR CAMPYLOBACTER ES LA ENFERMEDAD GASTROINTESTINAL MAS FRECUENTE EN EUROPA

 
 
Benidorm, 12 de abril de 2019
 
El Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades (ECDC) ha hecho público el informe de vigilancia epidemiológica del año 2017 para infecciones por Campylobacter en Europa.
 
En 2017, los 29 países de la Unión Europea declararon más de 250.000 casos, lo que supone una incidencia de 65 casos por 100.000 habitantes.
 
La enfermedad fue más frecuente en menores de cinco años que en otros grupos de edad y además muestra una clara estacionalidad, con un pico agudo en los meses de verano y un pico más bajo a principios de año.
 
Entre 2013 y 2017, la República Checa, Alemania y el Reino Unido registraron el mayor número de casos. En 2017, Alemania y el Reino Unido representaron el 53,0 % de todos los casos confirmados.
 
El número de muertes declaradas que son atribuidas a Campylobacter aumentó de 62 en 2016 a 72 casos en 2017.
 
En Suecia, un brote de Campylobacter debido al consumo de carne de ave de corral contaminada dio lugar a más de 5.000 casos más de los esperados, de agosto de 2016 a junio de 2017, duplicando los casos anuales declarados en años anteriores.
 
La infección tiene un período de incubación de dos a cinco días, y se manifiesta principalmente por la aparición de fiebre, dolor abdominal, y diarrea.
 
En la mayoría de los países, la carne de aves de corral es una fuente importante campilobacteriosis humana.
 
Se estima que el reservorio de aves de corral en su conjunto, incluida la transmisión ambiental, el contacto directo con los animales y el consumo y la preparación de la carne de ave, representa hasta el 80 % de los casos de campilobacteriosis.
 
Otras fuentes de la enfermedad son el agua potable que no haya sido desinfectada, las aves silvestres y las mascotas.
 
Por ello, se requiere una higiene alimentaria adecuada de las cocinas para evitar la contaminación cruzada.
 
La eliminación de Campylobacter en la producción avícola es el mejor desafío que tiene la seguridad alimentaria y requiere una combinación de diferentes estrategias para reducir el riesgo de infección en los seres humanos.
 
Fuente: https://ecdc.europa.eu/sites/portal/files/documents/AER_for_2017-campylobacteriosis.pdf