EN NUEVA YORK, ARCHIVAN EL 90 POR CIEN DE LAS DENUNCIAS POR INSPECCIONES DE TORRES DE REFRIGERACIÓN

Benidorm, a 19 de noviembre de 2018

 
Tras el brote de la enfermedad del legionario en el Bronx de 2015, en 2016, la ciudad de Nueva York aprobó la Ley Municipal nº 77, que supone la norma mas estricta para las torres de refrigeración en Estados Unidos. 
 
A pesar de los requisitos legales, la ciudad de Nueva York continúa viendo un aumento en los casos de enfermedad del legionario, muchos de los cuales se deben a que los propietarios de torres de refrigeración no cumplen con estas normas. 
 
Cerca de 450 neoyorquinos se enfermaron por la bacteria Legionella en 2017, un 65 por ciento más que el año anterior.
 
Sin embargo, el problema no radica solo en los propietarios de torres de refrigeración que no cumplen con las normas. El Departamento de Salud e Higiene Mental de la Ciudad de Nueva York (DOHMH) parece que debe compartir parte de la responsabilidad.
Nueva York invirtió más de 7 millones de dólares para aumentar el personal para las inspecciones en 2016 y se espera que triplique al equipo inspector en 2019. 
 
La ciudad cuenta actualmente con 70 inspectores que realizan más de 5.000 inspecciones por año. Están dotados con una lista de 30 potenciales infracciones y tienen la potestad de imponer multas de 500 a 2.000 por cada infracción. 
 
Con el aumento de las inspecciones, los inspectores del DOHMH anotaron en las actas unas 27.000 inconformidades relacionadas con torres en 2017. 
 
Sin embargo, más de la mitad (15.700) de esos casos fueron recurridos por los inspeccionados, quienes presentaron sus recursos en la Oficina de Juicios y Audiencias Administrativas (OATH). Finalmente, Eso esto produjo el archivo de unos 14.000 casos, según un análisis realizado por la radio WNYC y el sitio web de Gothamist.
 
La razón por la que casi el 90 por ciento de las infracciones fueron archivadas en el tramite administrativo podría estar en errores de los inspectores. 
 
Esos errores incluyen el descuido habitual de anotar las fechas relevantes, citar el articulo de la ley incorrectamente y hacer "modificaciones sustanciales" a los documentos presentados a OATH.
 
Los inspectores parece que no tienen claro los detalles de la legislación y cómo identificar con precisión las infracciones.
 
"El régimen de inspección que implementamos le da a la Ciudad de Nueva York una ventaja sobre la mayoría de las demás ciudades",dijo Mark Levine, miembro del Consejo Municipal, presidente del Comité de Salud Pública. "Pero ver cuántos casos se están descartando es realmente preocupante, especialmente porque muchos de los archivos parecen ser por razones técnicas".
 
La gran mayoría de los expedientes de torres de refrigeración que se desestimaron el año pasado fueron archivados porque no se encontró "ninguna infracción",el DOHMH no presentó pruebas suficientes o hubo una "notificación de la infracción defectuosa"emitida por el inspector, según el análisis de Gothamist y WNYC. 
 
Los inspectores a menudo también se enfrentaban con una tarea que parecía ser básica para su trabajo, que consistía en diferenciar física y legalmente entre las torres de refrigeración y los depósitos de agua (los primeros ayudan a enfriar los edificios; los segundos contienen agua potable).
 
El sistema de inspección del DOHMH "realmente necesita ser mejorado",dijo Levine, "para que los neoyorquinos tengan la confianza de que las torres están siendo inspeccionadas de acuerdo con los estándares más altos".
 
Fuente: http://gothamist.com/2018/10/30/health_inspectors_bungle_thousands.php