EN ESTADOS UNIDOS, CADA AÑO SE PRODUCEN MÁS DE 4.500 ACCIDENTES CON PRODUCTOS QUÍMICOS PARA PISCINAS

 
 
Benidorm, a 20 de mayo de 2019
 
Los Centros para la Prevención y Control de Enfermedades (CDC) han publicado un informe sobre las lesiones causadas con productos químicos para piscinas en públicas y privadas en Estados Unidos.
 
Los productos químicos para piscinas, jacuzzis, spas y juegos acuáticos se añaden al agua para prevenir enfermedades pero pueden causar lesiones e intoxicaciones si no se manejan adecuadamente. 
 
Los CDC han analizado los datos de 2008-2017 del Sistema Nacional de Vigilancia Electrónica de Accidentes (NEISS).
 
Durante el período 2015-2017, las lesiones provocadas por sustancias químicas de piscinas originaron unas 13.508 asistencias en urgencias médicas.
 
El 36,4 % de los accidentados tenían menos de 18 años y el 56,3 % ocurrieron en los domicilios privados y mas del 65 % en el periodo estival.
 
Los datos del  NEISS indicaron que aproximadamente el 90 % de los pacientes que con diagnóstico de intoxicación lo fueron por inhalación. 
 
Un 28 % de las lesiones fueron diagnosticadas como dermatitis o conjuntivitis y un 20 % como quemaduras químicas. No se registró ningún fallecimiento. 
 
En agosto de 2018, el personal de mantenimiento en una piscina en el estado de Nueva York evacuaron a los bañistas al observar un líquido amarillo que penetraba en el agua.
 
La investigación encontró que la noche anterior se podría haber apagado la bomba de recirculación pero seguían funcionando los dosificadores de productos químicos y al ponerse en marcha, se mezcló el cloro y el ácido generando cloro gas tóxico en el sistema de recirculación. Los bañistas presentaron ampollas, náuseas, vómitos o irritación de la cara o los ojos, y algunos precisaron de atención médica.
 
Para 2019, el Departamento de Salud del Estado de Nueva York exigirá en las piscinas públicas realizar una revisión del sistema de recirculación, medir los parámetros químicos del agua y registrar los resultados cada 2 horas.
 
Como en España, en Nueva York es obligatorio que los titulares de las piscinas publicas informen a las autoridades sanitarias de los accidentes y lesiones en un plazo de 24 horas.
 
Fuente: Vanden Esschert K, Haileyesus T, Tarrier AL, et al. Pool chemical injuries in public and residential settings—United States, 2008–2017, and New York, 2018. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2019;68:433–8.