EL PARLAMENTO EUROPEO APRUEBA LA REVISIÓN DE LA DIRECTIVA SOBRE AGUA POTABLE

 
 
Benidorm, a 14 de noviembre de 2018
 
Desde hace varios meses, la Comisión Europea inició una revisión de la “Directiva 98/83/CE del Consejo de 3 de noviembre de1998 relativa a la calidad de agua destinadas al consumo humano”.
 
El Parlamento Europeo ha aprobado una propuesta legislativa para incrementar la confianza de los consumidores en el agua del grifo.
 
Esta agua es mucho más barata y respetuosa con el medio ambiente que la embotellada.
 
La Eurocámara ha respaldado con 300 votos a favor, 98 en contra y 274 abstenciones, la revisión de la directiva europea sobre agua potable para garantizar su acceso de forma segura, asequible y equitativa para todos los ciudadanos de la UE.
 
La propuesta ha sido incentivada por la iniciativa ciudadana ‘Right2Water’ y busca aumentar la confianza en el agua del grifo que, además de barata, es más respetuosa con el medio ambiente.
 
Entre las medidas propuestas, se encuentran el lanzamiento de campañas para alentar al público a comprar botellas de agua reutilizables, el fomento del uso del agua del grifo en restaurantes y cantinas (y su ofrecimiento de forma gratuita), así como la instalación de fuentes en ciudades y lugares públicos para garantizar el acceso a agua potable a los grupos más vulnerables y marginados.
 
Según la Comisión Europea, consumir menos agua embotellada permitirá a los hogares de la UE ahorrar hasta 600 millones de euros al año.
 
 
Las principales novedades que aporta esta revisión son:
 
•          La propuesta actualiza los estándares de seguridad existentes de acuerdo con las recomendaciones más recientes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la garantía de que el agua potable que consumimos los europeos sea segura para las próximas décadas.
 
•          Permitirá a las autoridades gestionar mejor los riesgos del suministro de agua y con los contaminantes.
 
•          Brindará a los consumidores de mucha más información y una mayor supervisión sobre la eficiencia y la eficacia de los proveedores de agua.
 
•          Contribuirá a la transición a una economía circular. Ayudará a los países de la UE a gestionar el agua potable de una manera eficiente y sostenible en el uso de los recursos a fin de reducir el coste energético y la pérdida innecesaria de agua.
 
•          Ayudará a reducir el consumo de aguas embotelladas en plástico debido al incremento de confianza que recobrará el agua del grifo así como la facilidad en su acceso y una promoción activa del uso de la misma.
 
El proyecto de ley endurece los límites de presencia de ciertos contaminantes, como el plomo (que se reducirá a la mitad), los compuestos perfluoralquiladdos (PFAS) y bacterias como la legionella.
 
También introduce nuevos umbrales a los disruptores endocrinos bisfenol A y β-estradiol y se vigilará, asimismo, la presencia de microplásticos.
 
Fuente: https://www.comunicarseweb.com.ar/sites/default/files/revised_drinking_water_directive.pdf