EL PARLAMENTO DE PORTUGAL APRUEBA UNA NUEVA LEY DE PREVENCION DE LEGIONELLA

 
 
Benidorm, a 7 de mayo de 2018
 
La Asamblea de la República de Portugal aprobó el pasado viernes la nueva norma de prevención y control de la legionella con los votos favorables de PS, BE, PPC, PEV y PAN, votos contra el PSD y la abstención del CDS-PP.
 
El texto final aprobado en la Comisión Parlamentaria de Medio Ambiente a partir de una propuesta de ley del Gobierno impone auditorías cada tres años a los equipos de refrigeración evaporativa y prevé multas de hasta 44.890 euros para quienes no cumplen las normas.
 
En los edificios con sistemas en los que se produzcan aerosoles, especialmente cuando haya torres de refrigeración o humidificadores, o con sistemas de agua caliente para duchas donde la temperatura de almacenamiento sea inferior a 60 ºC, las auditorías también deberán incluir la investigación de la presencia de Legionella spp y Legionella pneumophila, en muestras de agua recogidas en los las torres de refrigeración, los depósitos de agua caliente y las bandejas de condensación.
 
En Portugal, se registraron 962 casos y 86 fallecidos provocados por la Legionella entre 2004 y 2013, de acuerdo con el Programa de Vigilancia Epidemiológica Integrada de la Enfermedd del Legionario.
 
En noviembre de 2014, en Vila Franca de Xira, ocurrió uno de los mayores brotes de Legionella a nivel mundial que provocó 375 casos, registrándose 12 muertes. Se trata del tercer mayor caso a nivel mundial y se originó en un sistema de refrigeración instalado en el exterior. En los últimos meses se ha declarado un nuevo brote registrado en el Hospital San Francisco Javier, en Lisboa, con 26 casos.
 
El nuevo régimen aprobado define procedimientos relativos a la utilización y el mantenimiento de redes, sistemas y equipos propicios a la proliferación y difusión de la legionella y establece las bases para una estrategia de prevención primaria y control de esta bacteria en todos los edificios y establecimientos de acceso al agua público, independientemente de que tengan carácter público o privado.
 
La nueva norma, que modifica los decretos-ley de 2013, 2015 y 2016 sobre la certificación energética de los edificios, se aplica a equipos como torres de refrigeración, condensadores evaporativos, sistemas de enfriamiento de agua y humidificadores, que pasan a tener que ser registrados en la plataforma a cargo de la Dirección General de Salud, 
 
Los responsables de estos equipos están obligados a elaborar un plan de prevención y control, a asegurar las auditorías y a cumplir los procedimientos aplicables en situaciones de riesgo.
 
El nuevo régimen establece, por otra parte, la existencia de una estrategia de prevención primaria y control de la legionella, a garantizar por la Dirección General de Salud, que defina las medidas de prevención primaria, identifique los factores de riesgo y establezca medidas para reducir el número de casos.
 
El incumplimiento de las normas legales se sanciona con multas que van de 500 y 4.000 euros en el caso de las personas físicas y de 2.500 a 44.890 euros en el caso de las personas jurídicas.
 
Fuente: http://app.parlamento.pt/WebUtils/docs/doc.pdf?Path=6148523063446f764c304653546d56304c334e706447567a4c31684a53556c4d5a5763765455565451533942546b565954314e425230564f5245465451584a7864576c326279387a77716f675532567a63384f6a6279424d5a5764706332786864476c325953395953556c4a587a4e664f4446664d6a41784f4330774e5330774e4638794d4445344c5441314c5441304c6e426b5a673d3d&Fich=XIII_3_81_2018-05-04_2018-05-04.pdf&Inline=true