EL DESPERDICIO DE ALIMENTOS EN LOS HOSPITALES: UN IMPORTANTE PROBLEMA ECONOMICO, SOCIAL Y AMBIENTAL

 
 
Benidorm, a 31 de diciembre de 2018
 
Al seguir tirando comida se perjudica al medio ambiente, se ignora a los necesitados y además, se malgasta mucho dinero.
 
Por cada paciente hospitalizado, se tira de media entre 500-900 grs. de alimentos al día. 
 
Si en España tenemos unas 95.000 camas hospitalarias, resultaría que en nuestros hospitales se tiran unas 27.740 toneladas de alimentos cada año. 
 
En un hospital grande, sin posibilidad de elección del menú, el 40 % del desperdicio se produce en la comida, el 38 % en la cena, el 22 % en el desayuno. El pan supone el 8 % de todo lo que se desperdicia en estas tres ingestas.
 
Entre las soluciones, sería incorporar de forma mayoritaria el menú elección, lo que podría reducir este despilfarro, entre un 30 y un 40 %.
 
Las principales causas del desperdicio alimentario son: 
 
•      Los hospitales son centros grandes y con servicios de alimentación complejos de gestionar en los que intervienen muchas áreas distintas: enfermería, auxiliares, cocina y nutrición.
 
•      La gestión de muchos hospitales depende de concursos públicos redactados sin tener en cuenta el despilfarro alimentario, y desconocedores del coste económico, ambiental y social del mismo. 
 
•      Normalmente no hay una política de prevención y valorización de los residuos del servicio de alimentación. 
 
•      En la mayoría de hospitales quién asume el coste de gestión de residuos, no es el mismo que quién genera los residuos (empresas de catering subcontratadas). 
 
•      Las pautas nutricionales son muy estandarizadas y rígidas, con poca flexibilidad ante las necesidades particulares de cada paciente. Por ejemplo, para una misma patología se sirve la misma cantidad de pan, independientemente de si se trata de una mujer mayor de 45 kg o de un hombre de 90 kg. 
 
•      Por protocolos de seguridad alimentaria ningún alimento que entre en una habitación de hospital puede reutilizarse ni donarse, aunque esté intacto y envasado. 
 
 
Las principales consecuencias del despilfarro alimentario son: 
 

  1. Económicas: Se estima que el coste del desperdicio alimentario en hospitales es de 2 €/kg, al que habría que añadir los costes en recursos humanos y la energía necesaria para cocinarlos. Un hospital de 600 camas con un desperdicio medio de 700 grs. por paciente estaría perdiendo una media de 300.000 euros cada año. 

 
 

  1. Ambientales: Los residuos procedentes de las bandejas de los pacientes son difíciles de separar. Por tanto, prácticamente todos los alimentos que se tiran en los centros hospitalarios acaban en incineradoras o vertederos contribuyendo al cambio climático.

 

  1. Sociales: 2,2 millones de españoles sobreviven gracias a comedores sociales. Por un lado, se tira la comida y por el otro hay personas que la necesitan. 

 
Fuente: http://www.restauracioncolectiva.com/n/5008