EL DEPARTAMENTO DE SALUD DE NUEVA YORK PUBLICA LAS NUEVAS NORMAS DE PREVENCIÓN DE LEGIONELLA EN TORRES DE REFRIGERACION.

Benidorm, a 19 de abril de 2016.

El Departamento de Salud e Higiene Mental de la Ciudad de Nueva York (DHOMH) ha publicado la normativa por la que se regirá a partir de ahora el funcionamiento y mantenimiento de las torres de refrigeración de la Gran Manzana.

La nueva ley, elaborada en respuesta al brote de la Enfermedad del Legionario el verano pasado, autoriza al DOHMH a obligar a los dueños de edificios con torres de refrigeración a cumplir las medidas de prevención, o de lo contrario se enfrentarán a importantes sanciones.

Entre julio y agosto de 2015, más de 133 personas resultaron afectadas por la enfermedad del Legionario, con 16 fallecimientos en el sur del Bronx, uno de los barrios más grandes y poblados de la ciudad de Nueva York.

Se estima que en la ciudad hay 3.500 edificios que tienen al menos una torre de refrigeración y todos ellos se verán afectados por las nuevas normas.

En agosto pasado, el alcalde Bill de Blasio firmó la primera ley a nivel nacional que requiere el registro de todas las torres de refrigeración, el desarrollo de programas de mantenimiento y de gestión, así como inspecciones trimestrales.

La legislación recién publicada también exige una analítica de Legionella con periodicidad trimestral y realizar una desinfección cuando presenten niveles de Legionella que puedan suponer un riesgo para la salud pública.

Los titulares de edificios deben obtener una certificación anual que indique que han cumplido con estos requisitos. 

En este sentido, Nueva York liderará en los Estados Unidos en la supervisión de las torres de refrigeración, que a se han asociado con grandes brotes de Legionelosis.

Estas normas obligan a que los titulares de los edificios a realizar una evaluación de riesgos y desarrollar un plan integral que detalle el personal responsable de llevar a cabo las actividades para minorar los riesgos identificados.

Se deberá controlar los parámetros químicos del agua al menos tres veces a la semana, instalar dispositivos para disminuir la emisión de aerosoles, y realizar análisis de Legionella al menos, una vez cada 90 días, y realizar una limpieza y desinfección de las torres al menos dos veces al año.

“Cuarenta años después de su descubrimiento, sabemos que la enfermedad del legionario se puede prevenir al detener el crecimiento de la bacteria Legionella en los sistemas de agua como torres de refrigeración," dijo la Dra. Janet Stout, PhD, Directora del Laboratorio de Patógenos Especiales en Pittsburgh. " Las medidas preventivas simples que se describen en las normas de la ciudad de Nueva York evitarán brotes, salvar vidas y servir como un modelo nacional de salud pública para la prevención de la legionelosis."

 

Para obtener el resumen elaborado por MICROSERVICES, PINCHE AQUÍ.

Para obtener el texto completo en inglés del Capítulo 8, PINCHE AQUÍ.