DOCUMENTO SOBRE LA PRESENCIA DEL ALUMINIO EN LOS ALIMENTOS

 
 
Benidorm, a 5 de diciembre de 2017
 
El aluminio se encuentra en los alimentos de manera natural, pero también se puede incorporar a través de algunos aditivos y por migración desde los utensilios de cocina y de ciertos envases.
 
Las concentraciones más altas de este metal se encuentran en el pan y productos farináceos, algunos vegetales (setas, espinacas, acelga, rábano, lechuga y maíz dulce), vísceras, marisco y, especialmente, coco, especias, té y tisanas.
 
Como consecuencia de la evaluación de la EFSA sobre la exposición dietética al aluminio (2008), el año 2012 la Comisión Europea publicó el Reglamento 380/2012 sobre las condiciones del uso y de los niveles de uso de los aditivos alimentarios que contienen aluminio.
 
El aluminio se utiliza ampliamente como material en contacto con los alimentos en maquinaria, envases y utensilios de cocina.
 
En condiciones normales, la migración del aluminio en los alimentos es poco importante, excepto en caso de que el alimento sea ácido, como el puré de manzana, la salsa de tomate y los escabeches.
 
La Agencia Catalana de Seguridad Alimentaria ha publicado un documento que actualiza la situación actual y legal de la presencia de aluminio en los alimentos.
 
Para obtener el documento:
http://acsa.gencat.cat/web/.content/Butlleti/ACSABrief/2017/033/Acsa-Brief_5_septiembreoctubre2017_Castellano_Aluminio.pdf