DESCUBREN LA EXISTENCIA DE CUCARACHAS PRESERVADAS EN ÁMBAR DE LA ÉPOCA DE LOS DINOSAURIOS

 
 
Benidorm, a 9 de marzo de 2020
 
Las cucarachas preservadas en ámbar en Myanmar, son los ejemplos más antiguos conocidos de organismos "troglomórficos", criaturas que se adaptaron a los ambientes hostiles y oscuros de las cuevas.
 
Hoy en día, los biólogos tienen muchos ejemplos de cucarachas y de insectos que habitan en cuevas con pequeños ojos y alas, cuerpos pálidos y brazos largos y antenas.
 
Pero estos especímenes descubiertos, de dos especies distintas, son los animales más antiguos que se hayan encontrado con esos rasgos.
 
"Las cuevas carecen de fósiles inequívocos antes del Cenozoico", han descrito los investigadores, refiriéndose a un período posterior a la extinción masiva, cuando los dinosaurios murieron.
 
Hasta ahora, se sabía que la historia de las cucarachas que habitaban en cuevas se remontaba a la era Cenozoica, que comenzó hace unos 65 millones de años.
 
"Los ambientes de las cavernas son muy adecuados para la fosilización de huesos y coprolitos [o heces fosilizadas] y el registro fósil de los mamíferos de las cavernas incluye roedores, ungulados, marsupiales, ursidos, felinos, hienidos, cánidos, primates y humanos",
 
Pero los investigadores habían sospechado durante mucho tiempo que las cucarachas que habitaban en cuevas podrían remontarse a la era de los dinosaurios, según los análisis genéticos, pero nunca antes había una evidencia firme.
 
Estas dos especies "exquisitamente preservadas" eran probablemente descendientes de un antepasado común de antes en el Cretácico, antes de que la deriva continental separara sus hogares en el supercontinente Gondwana.
 
Los investigadores no saben cómo las cucarachas están tan bien conservadas.
 
Los fósiles de ámbar son comunes para las pequeñas criaturas que viven cerca de los árboles, porque el ámbar es una resina de árbol fosilizada.
 
Es posible, sugieren los investigadores, que la resina goteara de las raíces de los árboles en las cuevas y luego se endureciera alrededor de las cucarachas.
 
Los investigadores del estudio, provenientes de varias instituciones en Eslovaquia, China, Rusia y Tailandia, publicaron su descubrimiento en la revista Gondwana Research.
 
Fuente: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1342937X20300496?via%3Dihub