BROTE DE ENFERMEDAD DEL LEGIONARIO EN EDIMBURGO (ESCOCIA) JUNIO - JULIO 2012

Se ha publicado recientemente el Informe final sobre el brote de Enfermedad del Legionario en Edimburgo de junio de 2012. Este brote fue causado por una emisión de aerosoles de Legionella pneumophila Sg1 Knoxville ST191 sobre un área definida del sudoeste de Edimburgo (Escocia). El brote tuvo un impacto considerable en los servicios asistenciales del National Health Service durante junio de 2012.
 
Se declararon un total de 92 casos de legionelosis. Cuatro personas fallecieron. Cientos de residentes locales buscaron atención médica para síntomas respiratorios. La tasa de letalidad en este brote fue del 4,3%, que es baja en comparación con el 10 a 20% en otros países o la media europea del 12%. Las diferencias en la virulencia de la cepa, factores del huésped o de diagnostico temprano de los casos pueden explicar esta diferencia en la mortalidad.
 
A partir de las muestras humanas, el organismo identificado como causante de la enfermedad era Legionella pneumophila Sg1 Knoxville ST191. A pesar de numerosas pruebas ambientales y el uso de métodos genéticos, no hubo evidencia microbiológica para confirmar la presencia de Legionella pneumophila Sg1 Knoxville ST191 en ninguna de las muestras tomadas de las muestras ambientales potenciales.
 
Durante la investigación, algunos fragmentos de ADN se recuperaron de Legionella en algunas de las muestras. Sin embargo, la detección de Legionella en una muestra ambiental por sí mismo no constituye una prueba de la fuente del brote a menos que pueda estar relacionado con el mismo organismo identificado en los casos humanos.
 
En este brote, las investigaciones microbiológicas estándar no fueron concluyentes. No se encontró un vínculo entre las cepas humanas y ambientales. Esto no es raro y se ha producido en otros brotes comunitarios de legionelosis.
 
El estudio de los de datos indica que la liberación de aerosoles probablemente comenzó alrededor del 23 mayo de 2012 y terminó el 30 de mayo de 2012. El norte este como dirección del viento y la alta densidad de población de la zona, probablemente contribuyó a la agrupación de casos y esto facilitó la identificación temprana del brote y desinfección puntual de las posibles fuentes de aerosoles.
 
No ha sido posible identificar la fuente exacta de la bacteria Legionella, de la que resultaron cuatro personas fallecidas. El Tribunal, tras las diligencias oportunas, ha concluido que no hay pruebas suficientes para procesar a cualquier persona u entidad por la muerte de estos enfermos.
 
Para obtener el informe completo en inglés, PINCHE AQUÍ.>>