ALGUNOS PRODUCTOS BACTERIANOS PUEDEN SER TAN EFICACES COMO EL DEET PARA REPELER LOS MOSQUITOS

 
Benidorm, a 21 de enero de 2019
 
En las pruebas de laboratorio, las moléculas de fueron tan efectivas como el DEET para repeler a los mosquitos Aedes aegypti,que pueden ser portadores del zika, el dengue y la fiebre amarilla,  según se ha publicado en Science Advances.
 
DEET es simplemente el nombre común del N,N-diethil-m-toluamida. 
 
La DEET fue registrada por primera vez en 1957, después de haber sido desarrollada por el Ejército de los Estados Unidos en 1946 para ser usada por personal militar en áreas infestadas por insectos.
 
Las investigaciones sugieren que los compuestos bacterianos también disuaden a otras dos especies de mosquitos: Anopheles gambiae, un importante portador de malaria, y Culex pipiens, que puede transmitir el virus del Nilo Occidental.
 
Aunque el DEET se considera seguro para el uso humano y efectivo contra los mosquitos, es adecuado tener más defensas contra los insectos transmisores de enfermedades, ha dicho la coautora del estudio Susan Paskewitz, entomóloga de la Universidad de Wisconsin-Madison.
 
Las moléculas en cuestión son subproductos metabólicos de Xenorhabdus budapestensis, una bacteria que tiene una relación simbiótica con una especie de nematodo (gusano) del suelo. 
 
En un experimento, se trató de hacer que los mosquitos se alimentaran de bolas de algodón sumergidas en extractos de la bacteria X. budapestensis, para probar si las moléculas creadas por la bacteria funcionaban como un insecticida. 
 
Sin embargo,"los mosquitos no se acercaban a las bolas de algodón", dice Paskewitz. Algo parecía repeler a los insectos antes de que incluso probaran las bolas de algodón. 
 
En el estudio se ha demostrado que la fracción activa disuasiva aislada de cultivos bacterianos replicados está altamente enriquecida en dos compuestos compatibles con las fabclavinas, lo que sugiere fuertemente que estas son las especies moleculares responsables de la disuasión de la alimentación. 
 
Estos hallazgos sientan las bases para la investigación de compuestos aislados de bacterias para su explotación como repelentes de mosquitos.
 
 
FUENTE: http://advances.sciencemag.org/content/5/1/eaau6141