¿CÓMO SON LOS FILTROS HEPA EFECTIVOS FRENTE AL COVID-19?

 
 
2 de noviembre de 2020
 
Un filtro HEPA es un acrónimo de "filtro de aire de partículas de alta eficiencia". (High Efficiency Particulate Arresting).
 
Eliminan más del 99,9% de los aerosoles de la corriente de aire que los atraviesa y con ello, se elimina al virus SARS-CoV-2 que pudiera estar presente en esos aerosoles.
 
Las Autoridades sanitarias recomiendan el uso de filtros HEPA en espacios cerrados frente al COVID-19.
 
Los filtros HEPA (grupo H) se subdividen en dos clases: H13 y H14.
 
Los H13 atrapan más de un 99,95% (sólo dejan pasar 50 de cada 100.000 y los H14, más de un 99,995% (sólo dejan pasar 5 de cada 100.000).
 
Se regulan por la Norma UNE-EN 1822-1:2020 Filtros absolutos (EPA, HEPA y ULPA). Parte 1: Clasificación, principios generales del ensayo y marcado. 
 
El filtro está compuesto de una malla de fibras colocadas aleatoriamente, que suelen ser capas de celulosa, fibra sintética o fibras de vidrio y se disponen en forma de acordeón, para tener más capacidad de capturar las partículas. 
 
Los filtros portátiles son una caja con un ventilador que extrae aire a través de ese filtro y después, lo expulsa ya limpio al espacio en que se encuentra.
 
Para elegir un buen purificador de aire con filtro HEPA, debe constar en las especificaciones técnicas que el filtro es True HEPA (HEPA real o verdadero).
 
En cuanto a su ubicación, la mayoría de los equipos comerciales aspiran el aire desde el lateral y lo expulsan verticalmente. Por ello, se recomienda colocar el filtro de aire portátil en el medio de la habitación, levantado del suelo si es posible.
 
Hay que reemplazarlos con cierta frecuencia y lo usual es reemplazarlos entre los seis meses a un año.
 
Hay que tener cuidado para cambiarlos, usando guantes y mascarilla, y hacerlo al aire libre porque el filtro puede haber recolectado aerosoles que contienen virus, y al desprenderse pueden ser perjudiciales para quien lo manipula. Siempre se debe colocar los filtros usados en una bolsa de plástico sellada antes de desecharlos.
 
Para saber si el aire está limpio, se utilizan medidores de CO2. Si la concentración de dióxido de carbono es elevada, significa que no se está renovando bien el aire de la estancia. Los niveles de CO2 no deben superar los 500 ppm (en volumen) sobre el CO2 del aire exterior.
 
Documento elaborado por MICROSERVICES