¿CÓMO PREVENIR UNA TOXIINFECCIÓN ALIMENTARIA POR CONSUMO DE POLLO?

 
 
Benidorm, a 10 de octubre de 2017
 
Cada año, las personas comen más pollo que ninguna otra carne. Es una buena opción nutritiva, pero el pollo crudo a menudo está contaminado con bacterias como Campylobacter,  Salmonella o Clostridium perfringens.
 
Si se come pollo poco cocido u otros alimentos o bebidas contaminados con pollo crudo o sus jugos, se puede contraer una toxiinfección alimentaria.
 
Los CDC estiman que cada año cerca de un millón de estadounidenses se enferman por consumir pollo que está contaminado con microbios patógenos.
 
Por eso es tan importante tener un cuidado especial cuando se manipula y prepara pollo.
 
MICROSERVICES, basado en los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), informa de los consejos para prevenir estas toxiinfecciones alimentarias:
 
•       En la tienda o la carnicería, hay que colocar el pollo en una bolsa desechable antes de ponerlo en el carrito de compras o después en la nevera para evitar que los jugos crudos entren en contacto con otros alimentos.
 
•       Lavarse las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos antes y después de manipular el pollo.
 
•       No se debe lavar el pollo crudo. Durante el lavado, los jugos del pollo se pueden propagar en la cocina y contaminar otros alimentos, utensilios y superficies.
 
•       Hay que utilizar una tabla de cortar diferente para el pollo crudo  para oros alimentos.
 
•       Nunca se deben situar alimentos cocinados ni verduras o frutas frescas sobre un plato, tabla de cortar u otra superficie que antes haya contenido pollo crudo.
 
•       Lavar las tablas de cortar, los utensilios, los platos y las superficies con agua caliente y detergente después de preparar pollo y antes de continuar con la preparación del siguiente producto.
 
•       Utilizar un termómetro de alimentos para asegurarse de que el pollo esté cocido en su interior a una temperatura por encima de 70 °C.
 
•       Si se piensa que el pollo servido en un restaurante o en cualquier otro sitio no está completamente cocinado, se debe devolver para que lo cocinen durante más tiempo.
 
Todas las personas pueden contraer una intoxicación por alimentos, pero los niños menores de 5 años de edad, los mayores de 65, las personas con el sistema inmunitario debilitado y las mujeres embarazadas tienen más probabilidades de presentar una enfermedad grave.
 
Los síntomas habituales de una intoxicación alimentaria son fiebre alta, diarrea más de 3 días que no mejora, heces con sangre, vómitos prolongados, signos de deshidratación, …
 
Fuente: https://www.cdc.gov/Features/salmonellachicken/